Artículo

CUÁL ES TU NEGOCIO


Cuando no vemos de forma amplia en qué “categoría“ se ubica nuestro producto y pensamos que todo se reduce a que éste sea “bueno“, limitamos nuestros esfuerzos de crecimiento, pues crecer implica replantear conceptos del negocio que creemos inamovibles.

Una óptima propuesta de valor así como una adecuada segmentación de nuestros mercados parten de la comprensión misma de la categoría en la que nos encontramos, y esto no sucede porque usualmente estamos limitados por lo que ya construimos hasta ahora. Recuerde que el éxito no está en nuestro producto sino en tener un concepto, entonces ¿cuál es verdaderamente nuestro negocio?

»  Un centro educativo no vende educación sino crecimiento personal
»  La gente no compra cerveza, busca amistad
»  No compramos golosinas sino niñez
»  La gente no compra taladros, quiere bonitos huecos en su pared

Siempre existe una manera y un momento para ampliar la visión de nuestro negocio. Esto parece básico y hasta poco importante por lo obvio, pero es verdad, porque no dedicamos tiempo a definir adecuadamente a qué nos dedicamos. Cuando las cosas no caminan como deseamos, entonces le echamos la culpa a la situación de la economía, al mercado, a la mala suerte o pensamos que como ahora estamos bien nos mantendremos siempre así en el futuro. Recuerde que si no tiene claro su enfoque, no podrá llevar a cabo determinadas estrategias que lo ayuden a crecer.

Lo invitamos a revisar nuestra página web y conocer nuestra oferta de valor, así tendrá una idea de qué manera podemos contribuir con el logro de sus objetivos de negocio.